“Entrar a la bolsa colombiana fue más difícil que entrar a la de Nueva York”: Tecnoglass

Lo dice Christian Daes el socio principal de Tecnoglass, la única empresa colombiana que cotiza en el Nasdaq. La compañía entró a la Bolsa de Valores de Colombia el pasado 6 de enero.

Durante una rueda de prensa realizada este martes en la ciudad de Bogotá directivos de Tecnoglass informaron que debido al fortalecimiento del dólar, que está mejorando las ganancias de sus negocios en Estados Unidos, sus resultados financieros se están situando en uno de sus mejores niveles de la historia. Los resultados parciales de los primeros 9 meses de 2015 muestran un crecimiento de la utilidad bruta de 53%.

Otra características por la que destaca Tecnoglass es que es la única empresa colombiana que cotiza en el Nasdaq, la bolsa de valores electrónica y automatizada más grande de los Estados Unidos con sede en Nueva York. Además después de dos años y medio en el mercado estadounidense tomó la decisión de entrar a la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), cuya acción comenzó a cotizarse el pasado 6 de enero.

Lo curioso de esto es que Tecnoglass incursionó en el mercado accionario al revés que como lo han realizado las grandes compañías del país, por lo general primero cotizan en la BVC y después entran a la bolsa de Nueva York. De manera que la estrategia de esta empresa constituye una alternativa para las empresas colombianas que están pensando en entrar al mercado de capitales.

El Espectador habló con Christian Daes, el socio principal de Tecnoglass, quien cuenta la experiencia de esta estrategia. Entre las ventajas que cuenta el empresario está la ganancia en credibilidad frente a las instituciones estadounidenses.

¿Por qué entraron primero al mercado de capitales de Estados Unidos que al de Colombia?

La estrategia fue motivada porque la compañía necesitaba tener mayor credibilidad en mercado americano. En este país cuando si tú le vendes algo a alguien te exigen una póliza de seguro de cumplimiento, y era muy difícil conseguir este requisito sabiendo que no éramos una empresa estadounidense. Debido a este problema tomamos la decisión de entrar al Nasdaq porque en esta bolsa es necesario presentar tus balances públicamente, que son además auditados por firmas como PricewaterhouseCoopers. Y tras nuestra incursión en este mercado el cambio en la credibilidad mejoró impresionantemente, incluso nos aumentaron nuestra capacidad de seguros que podemos tomar.

¿Por qué entrar al Nasdaq y no la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE)?

El Nasdaq tiene una ventaja para nosotros ya que está destinado para empresas tecnológicas y de mayor crecimiento. En cambio el NYSE es para empresas más tradicionales como las petroleras. De manera que este era el mercado que mejor se acoplaba a nuestra compañía, y hasta el momento ha sido una buena decisión. La acción en Estados Unidos se ha valorizado 36% en el último año.

¿Recomendaría a las empresas colombianas primero entrar a las bolsas de EE.UU que a la de Colombia?

No hay fórmula para el Éxito. En cada caso se debe pensar cuál es la mejor estrategia para cada compañía. En nuestro caso era necesario primero entrar a Estados Unidos, lo que resultó ser lo mejor. Y hoy estamos recogiendo los frutos.

¿Las demás empresas exportadoras colombianas deberían seguir el ejemplo de Tecnoglass?

Los industriales en Colombia deben aprovechar el mercado estadounidense. Es impresionante el apetito que hay por las compañías locales, de manera que es injusto que mientras que en Chile hay 21 empresas listadas en el Nasdaq en Colombia solo exista una. Esta es una herramienta para internacionalizar el país.

¿Qué tan doloroso fue el proceso de entrar al Nasdaq?

El proceso es dispendioso pues es de mucho papeleo, tramites, viajes, etc. Pero son cambios que son buenos porque la compañía se internacionalizó, lo cual permitirá que las exportaciones de Tecnoglass sigan creciendo en los próximos años. Esto es hacer patria.

Ahora que también cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia y que tienen la experiencia de ambos procesos, ¿en dónde fue más difícil entrar en el Nasdaq o en la BVC?

Aunque parezca mentira fue más dispendioso el proceso de la BVC que el trámite que hicimos para que llegar a Nueva York, cuando entramos al Nasdaq. Sin embargo entendemos que son regulaciones diferentes, y que son ejercicios que hay que hacer y respetar. Además son experiencias que permiten adquirir disciplina.

¿Cuáles son las ventajas del Nasdaq?

Estar en este mercado nos permitirá aprovechar la siguiente bajada del sector de la construcción de Estados Unidos. Cuando llegue el declive nuestro nivel de Ebidta nos permitirá aumentar participación, tal como pasó en 2008. La crisis nos permitió expandirnos por todo el mercado estadounidense.

Recientemente adquirieron un préstamo con Credicorp del orden de US$120 millones, ¿cuál fue la motivación?

A nuestros inversionistas les preocupaba que toda nuestra deuda era de corto plazo. De manera que se optó por cambiar todo estos préstamos por un solo crédito de largo plazo, a siete años, para mejorar sostenibilidad. Además la deuda se pasó dólares debido a que la mayoría de nuestros ingresos son en esta denominación, de manera que esta estrategia reduce el riesgo cambiario.

¿Cómo lograron aprovechar la crisis de 2008, y qué aprendieron que les permitirá aprovechar eventuales declives en EE.UU y en Colombia?

Sabemos que el auge terminará algún día, lo bueno es que hemos aprendido que hay que ser muy sobrios al expandirse durante los declives. Nuestra experiencia nos enseñó que nuestra deuda debe ser respaldad en lotes, y que hay diversificar. El resultado fue que cuando el sector de la construcción entró en recesión en 2008 teníamos ventas de US$60 millones, y cuando terminó la crisis registramos US$180 por este concepto. Y lo que estamos pensando ahora es volver a repetir la estrategia cuando la siguiente crisis se presente.

Fuente: El Espectador