150 niños y adolescentes se benefician de programas de educación, recreación, erradicación del trabajo infantil y fortalecimiento del núcleo familiar.

Ciento cincuenta niños y adolescentes en notable proceso de transformación es la mejor carta de presentación para el Internado ‘Monseñor Víctor Tamayo’ luego de cumplirse un año de su apertura.

La alegría en sus rostros es el resultado de un trabajo en equipo liderado por la primera dama del Distrito, Katia Nule, a través de la Secretaría de Gestión Social.

Ella, quien desde el primer momento se convirtió en la madrina de los menores que son atendidos en este lugar, fue la encargada de entregar un balance de lo que ha sido este trabajo, del que hacen parte Fundación Tecnoglass, Maestro Cares, Goya, Pacific Rubiales, Fundación Hogares Claret y Bienestar Familiar.

“Dentro de las instalaciones de este hermoso hogar funcionan 3 programas: el internado donde se encuentran los niños, niñas y adolescentes que viven en este lugar, a los cuales se les brinda el derecho a la educación y para eso contamos con nuestro propio colegio, se llama El Pueblito, que funciona dentro de las instalaciones”, sostuvo la primera dama Katia Nule.

El internado cuenta, además, con su propia casa de cultura para el disfrute y desarrollo del potencial de los niños y adolescentes; además, brinda atención psicológica, psicosocial, salud, y nutricional.

“Por otro lado, contamos con el programa Trabajando por los Niños, que busca erradicar el trabajo infantil y fortalecer el núcleo familiar”, agregó la primera dama.

Estos niños fueron identificados por medio de acercamientos con la Secretaría de Gobierno y la Policía de Infancia y Adolescencia. A ellos se les reestablecen sus derechos de forma integral, se les brinda alimentación para reforzar su parte nutricional y garantizar un crecimiento sano.

Como parte de la atención integral, los niños reciben clases de música, teatro, danza y manualidades.

“Les brindamos recreación y deporte, que son los talleres que más disfrutan. Les gestionamos su documento de identidad y el de sus familiares y, lo más importante, nos dedicamos a que sean niños felices”, sostuvo la directora del Internado, Leyla Yidios.

Dentro de este lugar también funciona, a través de un convenio, la escuela de fútbol de la fundación James Rodríguez, que utiliza las canchas y por medio del deporte intervienen a 100 niños y adolescentes.

Fuente: Zonacero